St. Moritz y sus estaciones de esquí

Share

Sobre el Destino

St. Moritz es un sitio legendario para los aficionados a la nieve, se destaca por su elegancia y estilo.  Aquí es donde se inventaron los deportes de invierno en 1864, y hasta el día de hoy, en ningún otro lugar se celebran con tanto nivel. Ambiente elegante y cosmopolita; de una combinación única de restaurantes de alta calidad en el valle y en las montañas, con un calendario repleto de eventos internacionales de primer nivel: desde las carreras de caballos White Turf hasta la Copa del Mundo de Esquí Alpino FIS, y desde la Copa del Mundo de Snow Polo hasta el Festival Gourmet.

Tiene más de 350 km de pistas, de niveles principiante, intermedio y avanzado, distribuidas en tres montañas: Corviglia, Corvatsch y Diavolezza, con la mejor nieve en polvo de los Alpes. Muchas actividades además del ski como: Cross-Country Ski, caminatas con snowshoes, pistas de patinaje sobre hielo, paseos en carruajes, circuitos de trineos, bobsled, etc.

Más allá de campeonatos profesionales, existen todo tipo de facilidades para practicar el esquí a nivel amateur. El “safari sobre la nieve” es una de las opciones más completas. Se trata de un recorrido para esquiadores no profesionales que pasa por los principales puntos de interés del valle: los lagos de Sils, Silvaplana y St. Moritz y repechos como el Furtschellas o el Corviglia.

Atracciones, como la torre inclinada, los restos de la iglesia de San Mauricio – cuyos orígenes se remontan al 1500 –, o el Museo Segantini ofrecen una alternativa al lujo y el jet set. A pesar de que St. Moritz nos encanta por su arquitectura, el pueblo es animado y merece la pena darse una vuelta.

Deportes que más se practican:

Ski alpino: La región cuenta con 87 pistas increíbles que cumplen con los estándares de calidad de la Copa Mundial de Esquí Alpino.

Nordic: La red de esquí de fondo de 230 kilómetros alrededor de St. Moritz es el lugar ideal para deslizarse por el bosque y dejar que sus pensamientos vaguen.

Puedes ponerte a prueba en la desafiante ruta de Engadin Ski Marathon de Maloja a S-chanf que es una leyenda.

También bastante exigente es el sendero Palüd Lungia de cinco kilómetros entre St. Moritz y Silvaplana / Surlej, con sus subidas empinadas y descensos difíciles.

Patinaje en hielo: En el invierno, cada pueblo y ciudad tiene su propia pista de hielo, los visitantes tienen una amplia gama de opciones para practicar sus piruetas o habilidades de hockey sobre hielo.

Un clásico dentro de los amantes del esquí, que no deja de modernizarse y de ocupar el primer puesto en todo.

Itinerario

Crearemos un programa de aventura ideal para tus gustos y preferencias.

Cuándo y Cómo

La estación presume además de un clima seco y excepcional con cielos despejados 322 días al año, algo insólito en Suiza. 

Verano:

En verano, paisajes verdes y circuitos de aventura. Llega el deshielo y St. Moritz cambia de cara. Los deportes veraniegos toman el relevo a los esquís. Innumerables tratamientos y actividades de bienestar, además del tradicional senderismo y de la bicicleta de montaña, practicar vela, remo, windsurf, kitesurf, tenis, minigolf o montar a caballo.

Invierno

En invierno, territorio de la nieve y el esquí. El deportista de invierno tiene a su disposición 350 kilómetros de pistas con una moderna infraestructura.

También te puede interesar

Bahamas y Bermuda
¿Por qué viajar con Viajes Rosario?
Vancouver y Rocky Mountain